¿Dolor de espalda, muscular o articular?

Si sufres dolores de espalda, piernas, hombros, caderas, lumbago, ciática, dolor de cuello, rodillas, tobillos, etc... o padeces de tensión acumulada o las famosas  contracturas, has llegado al lugar adecuado. Somos especialistas en Quiromasaje, Osteopatía y Drenaje Linfático Manual y trabajamos con una combinación de técnicas manuales para ayudarte a mejorar tu calidad de vida.

Y aunque no lo parezca, a veces el origen de los dolores pueden deberse a nuestros problemas más interiores y a las emociones que vivimos cada día y que en ocasiones no somos capaces de resolver. La gran mayoría de las veces, todos esos sentimientos, problemas producidos por estrés, ansiedad, estados negativos, emociones que no podemos expresar y que guardamos dentro, nuestro cuerpo es capaz de transformarlo en estados físicos, esto significa somatizar un estado emocional.

Cuando esto ocurre, los músculos, articulaciones y tendones son las que más sufren las consecuencias, pues se produce menos aporte sanguíneo causando un bloqueo de la oxigenación de estas estructuras, reduciendo el aporte de nutrientes, y limitando la desintoxicación de los desechos producidos por el proceso de metabolización, provocando la fibrotización de los tejidos, las popularmente conocidas como contracturas, que hace que aumente el estrés en esas zonas y que aparezca el consiguiente dolor.

Síntomas y emociones que afectan a tu espalda:

En la zona occipital sufrimos la activación de los mecanismos de defensa en situaciones de falta de paz y tranquilidad mental, que pueden derivar en compresiones arteriales o neurológicas que agraven la situación.

Los dolores en la parte de la cervical se relacionan con la comunicación o estado de afrontar la vida. Si dejamos de pensar tanto lo que tenemos que hacer y expresamos los sentimientos a las personas de nuestro entorno, seguramente mejoremos y liberaremos la tensión soportada en esa zona.

El dolor en la zona dorsal nos indica un exceso de responsabilidad y de carga. Debemos dejar de asumir tantas responsabilidades, muchas de ellas incluso responsabilidades de otros y alejar esas cargas para sentirnos mejor.

El Dolor lumbar puede deberse a inseguridades y miedos. Necesitamos dejar a un lado los problemas pasados para centrarnos en el presente y así ayudar a mejorar muchos de esos problemas físicos.

Ahora es el momento; póngase en buenas manos y compruebe la eficacia de nuestros procedimientos. No dé la espalda a su salud por más tiempo.

No esperes más y ven a darte un masaje. Recuerda lo que siempre te decimos, "Ponte en Buenas Manos". 

(Pida su cita aquí)

En el teléfono: (676 276 209)

 o pincha en el icono de 

“Ofrecemos servicios no sanitarios, y las Técnicas naturales que aplicamos no sustituyen ni excluyen la atención o el tratamiento médico o farmacológico convencional prescrito por profesionales sanitarios”.